ACN ARROYITO

10 de Junio, Día Nacional de la Seguridad Vial

Día de la Seguridad Vial. El 10 de junio se recuerda en Argentina, el Día de la Seguridad Vial.

Se trata de un día dedicado a promover la educación vial como una estrategia para reducir los accidentes de tránsito y sus gravísimas secuelas, que en Argentina alcanzan cifras dramáticas

Las cifras que arrojan los accidentes de tránsito en Argentina inquietan desde hace mucho tiempo. Un promedio de 6.000 víctimas fatales por año hacen de esta problemática un flagelo que se debe combatir de manera urgente.

Curiosamente, durante el tiempo que duró la cuarentena más estricta a causa del Covid-19 los índices de mortalidad en el tránsito bajaron drásticamente, lo que terminó siendo una buena noticia más allá de que fue una situación momentánea. Lo cierto es que el problema persiste y hay que encontrar soluciones, y el organismo que trabaja en ello es la Agencia Nacional de Seguridad Vial.


Pablo Martínez Carignano, director ejecutivo de la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV)

¿ Sin querer la cuarentena le dio una mano al tránsito en Argentina…?
¨Obviamente se dio un descenso de la siniestralidad, de la cantidad de muertos y heridos, pero producto de la falta de movilidad y no de que hayamos cambiado los argentinos nuestra manera de conducir, ni que desde el Estado se haya tomado alguna medida en ese sentido¨.

¿Pero con la vuelta a las calles de los vehículos sí es hora de tomar medidas…?
¨Por supuesto. Lo que tenemos que hacer es tomar enseñanzas de esta situación, por ejemplo cómo depende de nosotros cuidarnos, cómo con determinados hábitos que incorporamos con el Covid-19 podemos hacer un paralelismo con la seguridad vial. Todo al mundo ahora usa barbijo porque sabe que lo protege, entonces si andás en moto todo el mundo tiene que llevar casco, porque también te va a salvar la vida¨

Cruzar la calle, conducir un auto, una moto o una bicicleta son, en apariencia, acciones simples que mal realizadas pueden ser la causa de un siniestro vial, provocando lesiones graves y hasta pérdidas humanas. Por ello, todos debemos cumplir la ley para cuidarnos pero también para cuidar al otro.

Se trata de lograr un cambio cultural que transforme conductas imprudentes en responsables a la hora de circular. En definitiva, ponerle un freno a las muertes por siniestros viales. El cambio que necesitamos empieza por nosotros mismos. Comprometámonos con la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *